Consejos para dormir mejor cuando nos vamos de camping

Aunque muchos encuentran el aire libre como un lugar de paz, descanso y relax – en realidad, conciliar el sueño en el camping puede ser bastante difícil. No hay camas confortables o temperaturas agradables para poder dormir. Sólo tú, tu tienda de campaña y un saco de dormir.

Bueno, hay algunas formas de mejorar este problema y poder conciliar el sueño para disfrutar de esos días que tanto mereces. Solo hace falta ir un poco mejor preparado.

Considere la posibilidad de llevar un colchón.

Está claro, todos preferimos ir cuanto más ligeros, mejor. Pero realmente vale la pena llevar un colchón. En contra de lo que pueda parecer cuando le proponemos llevar un colchón, lo cierto es que ocupa muy poco espacio. Hay colchones preparados para plegarse y ocupar lo más mínimo. Pero es que además son de lo más cómodo.

Cuando decides ir de camping sólo con tu saco de dormir, habrás notado lo dura que se pone la arena o la tierra. A la mañana siguiente, aunque consigas dormir, te levantarás con la espalda y los brazos destrozados. Un colchón puede resolver este problema actuando además como un aislante, ya que separa su cuerpo del suelo.

Dormir ligeros de ropa.

Una de las principales dificultades relacionadas con el proceso de dormir al aire libre es la regulación de la temperatura corporal. Dependiendo de la temporada, nos podemos despertar con temblores o al contrario, con dificultades para conciliar el sueño porque estás sudando a mares. Los estudios científicos realizados sobre el sueño han concluido que el poder conciliar el sueño está altamente relacionado con nuestra temperatura corporal.

Lo recomendable, es evitar dormir muy abrigados, con una cantidad razonable de ropa. Si siente frió por la noche solo tiene que añadir alguna prenda más para regular su temperatura corporal.

Tomar medidas adicionales para mitigar el calor y el frío

Si acampas en verano, y hace mucho calor, una toalla fría ó húmeda sobre la frente te ayudará a aliviar esa incómoda sensación de calor.

En cambio, al dormir en un camping en invierno, podemos dar unos cuantos saltos justo antes de acostarnos par elevar la temperatura del cuerpo y mantener el calor

A pesar de que el camping carece de algunas de las comodidades de un hogar, podemos evitar algunas incomodidades con estos consejos. Si dormimos bien, podremos disfrutar el resto del día como nos lo merecemos.

Si eres muy aficionado el camping y te gusta además viajar…

Con las autocaravanas y caravanas todos estos problemas desaparecen, porque lo cierto, es que éstas se convierten en tu segundo hogar. No hay problemas de descanso, ni de dificultades para cocinar o comer bien.

Hay muchas formas de hacer camping, pero lo importante es que cuando lo hagamos, lo pasemos bien y podamos descansar.